¿Vendes productos o sensaciones?

Siempre consideramos que nuestro producto es bueno…, muy bueno o…, “el mejor de todos”. Nos parece que la competencia no existe, ¿verdad?

Es cierto que a todos nos pasa.  ¡Lógico! A veces pecamos de egocéntricos y, nos cuesta creer que hay otras alternativas en el mercado, que posiblemente sean tan buenas como la nuestra, o incluso mejores.

Pero es que “la nuestra… es la nuestra”, y es “muy” “muy buena”, ¿verdad?

Resulta difícil reconocer que nuestra competencia es buena, pero si no fuera así…, no existiría en el mercado.

Ahora bien…, ante dos productos muy buenos y equivalentes en calidad y en precio, creo que debemos esforzarnos por destacar, por diferenciarnos de alguna manera. Posiblemente por un acabado del mismo, por alguna función adicional que presenta,  por una mejor ubicación de nuestra tienda, por nuestro magnifico personal de ventas, por nuestras ventajas en la forma de pago o entrega, etc.

Debemos saber cual es nuestro producto-mercado, a quien va dirigido, cuál es nuestro público objetivo.

Podemos tener un artículo de lujo, con un precio medio-alto pero no dirigirlo a un “target” que se corresponda con el que pretendemos. O un producto de gama media, que por error, dirigimos a un consumidor de muy bajo poder adquisitivo, que posiblemente, no concuerde con nuestro perfil y no nos consuma, aunque lo pretenda.

Debemos tener muy claro, que producto irá con cada segmento de mercado, con su determinado nivel de precio y su forma específica de venta (on line, en tiendas, grandes almacenes, etc).

Claro, visto desde aquí afuera…, es muy sencillo, pero viéndonos el ombligo, es mucho más complicado. Por eso estás tú. Y no tienes 20 veces más competidores que los que ya conoces.

Nosotros, vamos a tocar la parte que nos corresponde que es la de la presentación del producto. ¿Por qué?, por dos razones muy obvias:

1. Porque vivimos de eso, pero sobre todo…

2.porque una buena presentación, hace que se produzcan más ventas en caliente.

No nos vamos a extender demasiado, ya que comentaremos diferentes situaciones en otros posts, pero nos remitiremos a este caso particular.

Textura Interiors es una empresa de textil hogar que lleva desde 1979 en el candelero. Viste el hogar, con 3 líneas diferenciadas de producto.

Su imagen es fresca y natural, y lo refleja en sus tiendas, como podéis ver.

¿Cómo añade valor a su producto? A parte de atributos como las prestaciones, experiencia, calidades, acabados y gama de colorido, niveles de precio , saben que el cliente necesita percibirlos (de forma inconsciente, pero real). Intentan transmitir esos valores naturales, de tejidos cálidos de algodón, con un packaging acorde a los mismos. Al comprar, te dan el producto en una bolsa de kraft reciclado con el detalle de la cinta personalizada en algodón. Una cinta en ancho de 20mm, con su marca, en tonos que reflejan su imagen de marca.

Te unen las dos asas y dejan caer las cintas en un lado. Bonito, ¿verdad? Es la sensación de regalar o comprarnos algo. Algo que…, al llegar a su destinatario o a casa, se tiene que deshojar…, abrir…, estrenar.

Dura muy poco, pero esa sensación de nervios, de expectación, es muy placentera. Además, es más fácil recordar un producto por las sensaciones que nos ha generado que por su funcionalidad.

¿Vendes productos o sensaciones? Hay una gran diferencia.

decoración de textil hogar con cintas impresas

cinta de algodón impresa  para textil hogar

Fotos cedidas por Textil Textura, S.L.

Cinta impresa de algodón

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: